Portada

Restaurantes Hoteles Música
Diversión

Cine y Video

Calendario

Horóscopo

Revista
Teatro
Libros
Cocina

Curiosidades

Dieta

Ejercicios

Salud
Sexología

Tecnología

Video Juegos

¿Temes ser adicto al sexo?

La población latina igual que la estadounidence tiene un porciento de distintos tipos de adicciones, unas con más riesgos que otras, pero la realidad es que el exceso y la adicción nunca es buena. Adicciones simples como a la cafeína y otras ilegales como a la cocaína o morfina, son adicciones normales a la vista de uno, pero ¿se consideran personas adictas al sexo? Pues sí, y ya es tiempo de entender el porqué de una violación y el porqué de esa falta de control. La escencia de toda adicción es la impotencia del adicto ante el comportamiento sexual compulsivo, dando como resultado una vida ingobernable ni por si mismo. El adicto puede intentar detenerse y así varias veces fracasar por esa falta de control en su ser. 

Un gran número de adictos sexuales han reportado que su proceso ha sido progresivo. Este pudo haber comenzado con la necesidad de la masturbación cada momento, la pornografía o simplemente una relación destructiva que a través de los años ha progresado con conductas peligrosas. La falta de control en la vida de estos seres humanos pueden verse en las consecuencias que sufren, como:

· Baja autoestima
· Pérdida de interés en asuntos diarios
· Dificultad en el trabajo
· Problemas financieros
· Arrestos
· Desesperación
· Enfermedades

Esta preocupación por el sexo le requiere al adicto mucha energía. Este establece un patrón o ritual que muchas veces culmina con la adicción; para algunos es coquetear, ver pornografía o sólo pensar en el sexo con cualquier pareja. Los adictos sufren de una negación a su problema, a la que posiblemente le sigue la desesperación, vergüenza, frustración y confusión. Esta persona sufre mucho al ser rechazada y es peligroso pues al subir su coraje puede llegar a cometer violaciones y cosas contra la ley que no sólo lo afecten a él sino a sus personas más cercanas, como una hija o hijo. Puede llegar a ponerse violento y pegarle a la pareja. 

Es una situación que al igual que el alcholismo debe ser tratado por un profesional. Hay instituciones como Adictos al Sexo Anónimos que le podrían ayudar o un simple psicólogo, pero lo importante es atenderlo con tiempo, como cualquier enfermedad. Lo primero y más valiente es aceptar tus errores y buscar ayuda, ya que tú no tienes control de eso y necesitarás de un superior que te ayude.

Aquí te tenemos una serie de preguntas guías para poder determinar si cualificas como una persona con problemas de adicción al sexo.

1. ¿Tienes más de un romance a la vez? Compartes vida doble?
2. ¿Te encuentras de repente buscando exitación con revistas, fotografías, películas u otros medios?
3. Luego de un encuentro sexual, ¿te dá verguenza y sientes sentimientos de culpa y quieres alejarte de la persona?
4. ¿Crees que tus fantasías sexuales interfieren con tu relación o te alejan de los problemas?
5. ¿Temes no tener sentimientos al momento del acto sexual?, ¿te sientes incómod@ al involucrarte en una relación sexual?
6. Crees que cada vez que comienzas una relación llevas los mismos patrones, que te hacen terminarla?
7. ¿Necesitas cada vez más variedad en el sexo para exitarte?
8. ¿Lo que buscas en una relación sexual se interfiere con tus creencias espirituales?
9. ¿Te han arrestado o has estado cerca de un arresto por exhibisionismo, prostitución, sexo con menores o llamadas telefónicas obscenas?
10. ¿Tus actos sexuales incluyen violencia o riesgos?
11. ¿Tu comportamiento sexual te deja insatisfech@ o deprimid@?
12. ¿Tus necesidades sexuales te llevan a tener sexo con personas que no conoces o en lugares que no lo hubieras hecho?
13. ¿Tienes sexo con una persona diferente todas las semanas?


· Si contestas SI a más de una de estas preguntas, debes de ir a una consulta. Pues tienes un cierto problema de adicción sexual, que debe de arreglarse con tiempo antes de caer en algo peor. Y si ya te consideras adicto pues con más razón, esto no es juego y nada por lo que sentirse orgulloso.